EL FRAUDE DEL FALSO PSIQUIATRA ENRIQUE ROJAS MONTES

Destacado

Etiquetas

, , , ,

Artículo publicado en Gatopardo.blogia.com el 02/10/2009, a las  08:27, eliminado el 27/01/2019 por los hackers, junto al resto del tema “Dr. Enrique Rojas Montes, el fraude“, y que republicamos, y republicaremos tantas veces como sea necesario. Rogamos lo reproduzcan en sus blogs.

Sigue leyendo

18. MANRIQUE DE LARA NUEVAMENTE EN ORIENTE. EDICIÓN FRUSTRADA DE LAS MÚSICAS DEL ROMANCERO: 1923-1928

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

18-III-5

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

18. Manrique de Lara nuevamente en Oriente. Edición frustrada de las músicas del Romancero: 1923-1928 

En los años 20, el Mediterráneo oriental había vuelto a agitarse, la Turquía kemalista no re­conoció los acuerdos del tratado de Sevres que concedían a Grecia la Tracia oriental y la Anatolia, y se inició una nueva guerra greco-turca que terminó con la derrota griega y la recuperación por Turquía de esos territorios (Julio 1921). La crisis sufrida por la monarquía griega, como se­cuela de la derrota, y la abolición del sultanato otomano en Turquía retrasaron las negociaciones de la que había de ser Paz de Lausanne; pero la Conferencia de Lausanne (que no concluiría has­ta el 13-X-1923) dio ya un importante resultado el 30 de Enero de 1923, con el acuerdo de transferencia o intercambio de poblaciones (limpieza étnica).

Sigue leyendo

17. LA CEGUERA TEMPORAL DE MENÉNDEZ PlDAL Y SU «FLOR NUEVA DE ROMANCES VIEJOS», 1926-1928

Etiquetas

, , , , , , , ,

17-III-3

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

17. La ceguera temporal de Menéndez Pidal y su «Flor  Nueva de Romances Viejos», 1926-1928

La conclusión y publicación en 1926 de sus Orígenes del español permitió a Menéndez Pidal prestar nueva atención al Romancero. Emprendió una obra de divulgación extraña a sus hábitos de investigador, que tardaría en rematar: Flor nueva de romances viejos. Sabemos que en las Navi­dades de 1926/27, mientras María Goyri se entretenía en sacar notas sobre romances de Lope:

    “Mi diversión de estos días sigue siendo la chismografía lopesca en el romancero; ya tengo apuntados unos 80 romances. Ya me parecen demasiados y no voy a saber qué hacer con ellos” (26-XII-1926),

Sigue leyendo

16. SIGUE LA ACTIVIDAD RECOLECTORA, 1926-1927

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

16-III-1

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

16. Sigue la actividad recolectora, 1926-1927

En el verano de 1926, Ramón Menéndez Pidal, acompañado de su hijo Gonzalo (de 15 años), se reunió en Ávila con Claudio Sánchez Albornoz dispuesto a conocer las cumbres de Gredos227. El 5 de Agosto emprendieron su excursión. Sánchez Albornoz la describió con “co­lores” retóricos 228:

“Un destartalado autobús nos llevó, a través de la «Bragueta de Villatoro», hasta El Barco de Ávila229 (…). Seguimos luego (…) hasta el pintoresco pueblo de Bohoyo (…); dormimos en él, en rústica casa230, y, con el alba, emprendimos la ascensión (…) ruda y larga. Más andarín Pidal —es asturiano— y más jinete yo —como de Ávila de los Caballeros (…)— echó pie a tierra muchas veces en las gargantas que íbamos cruzando231. Seguí yo montando en mi ja­melgo hasta donde las asperezas de la Naturaleza nos obligaron a igualarnos (…)”.

Sigue leyendo

15. EL ARCHIVO DEL ROMANCERO, EN EL OLIVAR DE CHAMARTÍN DE LA ROSA, 1925

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Romance+de+ciego-guerra-Rif

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

15. El Archivo del Romancero en el Olivar de Chamartín de la Rosa, 1925

En el verano de 1925, el Archivo romancístico de Ramón Menéndez Pidal y María Goyri de­jaba de estar en el casco urbano de Madrid en Ventura Rodríguez 1, ya que sus posesores se tras­ladaron a la casa que habían construido en un olivar, fuera de la ciudad, en el ayuntamiento de Chamartín de la Rosa223. En la Cuesta del Zarzal n° 23, en la zona llamada de Las Cuarenta Fa­negas, halló nuevo acomodo la colección de Romances. Para entonces, el viejo fichero metálico, en que primero se albergó, no tenía cabida suficiente para que se guardara en él el caudal de tex­tos y notas que Ramón Menéndez Pidal y María Goyri iban acumulando, así es que el Roman­cero requirió un conjunto de cajones adicionales en una estantería ad hoc.

Sigue leyendo

14. LA TERCERA PARTE DE LA SILVA, PERDIDA, 1921

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Monte Arruit 5

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

14. La Tercera parte de la Silva, perdida, 1921

La atención prestada por Menéndez Pidal al archivo viviente de la tradición oral no le hizo nunca olvidar la importancia del testimonio escrito de las primeras impresiones del s. XVI. Des­pués de publicar el Cancionero de Romances de Amberes, sin año, compilado por Martín Nucio, Menéndez Pidal trataba de obtener otra de las joyas bibliográficas de mediados del s. XVI: la Tercera parte de la Silva de Romances, publicada por Esteban G. de Nájera en Zaragoza en 1551 y sólo a medias conocida desde que Menéndez Pelayo publicó una parte de sus textos cuando el único ejemplar conservado221 de ella se hallaba en la biblioteca del Marqués de Jerez de los Caballeros.  Posteriormente, ese cancionero de bolsillo había quedado fuera del alcance de la eru­dición, una vez que la biblioteca del Marqués fue adquirida por el millonario americano Archer M. Huntington e incorporada a su “Hispanic Society of New York”.

Sigue leyendo

13. OTRAS APORTACIONES AL ARCHIVO DE COMIENZOS DE LOS AÑOS 20

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

13-III-5

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

13. Otras aportaciones al Archivo de comienzos de los años 20

En 1920, Aurelio Macedonio Espinosa vino desde Stanford (California) a España con obje­to de recoger su tradición cuentística oral. Los contactos de Espinosa con Ramón Menéndez Pidal y con el Centro de Estudios Históricos le llevaron a simultanear en sus encuestas la recogi­da de cuentos con la recogida de romances, destinados éstos al gran Romancero pidalino:

Sigue leyendo

12. AURELIO DE LLANO Y EL CONOCIMIENTO DEL ROMANCERO ASTURIANO, 1919-1925

Etiquetas

, , , , , , , ,

12-iii-2

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

12. Aurelio de Llano y el conocimiento del Romancero asturiano, 1919-1925

       Importante para el Romancero asturiano fue que, en 1919, entrara en relación con Ramón Menéndez Pidal Aurelio de Llano y Roza de Ampudia, Ayudante facultativo de Minas y Fábricas Metalúrgicas y folklorista. Aunque amparado por el título de “Delegado regio de Bellas Artes de la provincia de Oviedo”, Llano fue siempre un “aficionado”, en que la pasión por su tierra y por sus hallazgos compensaba su débil formación científica en las áreas de conocimiento que tanto le atraían; pero gracias al apoyo y a los consejos que obtuvo de Menéndez Pidal, su labor, tanto en la cuentística tradicional, como en el romancero, fue muy productiva178.

Sigue leyendo

11. LA GEOGRAFÍA FOLKLÓRICA Y LA EXPLORACIÓN DE REGIONES HASTA EL MOMENTO POCO ENCUESTADAS, 1920

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Fotos de Ansó del matrimonio Catalán/ Menéndez-Pidal (7-VIII-1924). 2

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

11. La geografía folcklórica y la exploración de regiones hasta el momento poco encuestadas, 1920

El volumen de versiones reunidas de algunos de los romances con una mayor difusión en España obligaba a repensar los métodos tradicionales de análisis de sus variantes. Menéndez Pi­dal, que había cultivado los métodos de la geografía lingüística y se había interesado por las conclusiones que podían extraerse del estudio de las isoglosas o áreas de distribución de los fe­nómenos tanto en el ámbito de la fonética como en el del léxico, se decidió a aplicar ese mé­todo al Romancero. Escogió dos romances (Gerineldo y La condesita o “La boda estorbada”) so­bre los que logró reunir, de cada uno de ellos, 160 versiones y elaboró cartográficamente las observaciones que fue haciendo sobre los detalles temáticos (motivos) o de la expresión verbal (variantes poéticas) que diferenciaban unas manifestaciones textuales (versiones), pertene­cientes a un mismo romance, de otras.

Sigue leyendo

10. POESÍA POPULAR Y ROMANCERO, 1914-1918

Etiquetas

, , , , , , , ,

Dibujo Romancero Siglo XV

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

10. Poesía popular y Romancero, 1914-1918

La importancia que Menéndez Pidal otorga al tema del Romancero a partir del año 1914 se manifiesta en la publicación de un conjunto de obras relativas a los orígenes del Romancero tra­dicional, a las fuentes para el conocimiento de la tradición antigua y a las características poéti­cas de los romances tradicionales.
Sigue leyendo

9. MANRIQUE DE LARA, EL ROMANCERO DE LOS JUDÍOS DE MARRUECOS Y DE LA PENÍNSULA Y LA MÚSICA DE LOS VIHUELISTAS, 1915-1922

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

9-III-6

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

9. Manrique de Lara, el Romancero de los judíos de Marruecos y de la península y la música de los vihuelistas, 1915-1922

En 1914, la Junta para Ampliación de Estudios autorizó a Manuel Manrique de Lara124 para que, durante el verano, realizara una excursión “a fin de buscar y recoger canciones narrativas con destino a los trabajos que, bajo la dirección de D. Ramón Menéndez Pidal, se llevan a cabo en el Centro de Estudios Históricos”, por las provincias de Salamanca, Zamora, León, Palencia y Asturias. Pero no hay en el Archivo rastros de esa encuesta125.
Sigue leyendo

8. LAS GRANDES ENCUESTAS REGIONALES DE JOSEFINA SELA Y DE EDUARDO M. TORNER, 1914-1920

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

8-III-1

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

8. Las grandes encuestas regionales de Josefina Sela y de Eduardo Martínez Torner, 1914-1920.

Mientras Menéndez Pidal se hallaba en Sudamérica, María Goyri consiguió la colaboración de una mujer que habría de convertirse en una de las más eficaces colectoras de romances: Jo­sefina Sela, hija del abogado y profesor Aniceto Sela, que solía veranear en Salinas (Asturias)110.

En la misma carta del 10 de Setiembre de 1914 en que hacía saber a Ramón que estaba traba­jando en la redacción de la reseña de los romances cubanos, añadía: 

    “También contesté a vuelta de correo a Josefina Sela que me daba noticia de 34 versiones recogidas por ella en Salinas. La enfervorizaba y la daba consejos. Ya ves que la cosecha crece, ahora falta que el jefe se encargue de dirigir. Este invierno tienes que poner como trabajo pre­ferente el romancero, que será más lucido que los documentos”.

Sigue leyendo

7. MENÉNDEZ PIDAL VUELVE A AMÉRICA, PERO DEJA DE LADO EL ROMANCERO, 1914

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Buenos Aires 1914

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

7. Menéndez Pidal vuelve a América, pero deja de lado el Romancero, 1914

En 1914 Menéndez Pidal volvió a América del Sur. Acudió a Buenos Aires a invitación de la inmigración española en Argentina como un primer paso en la constitución de la Institución Cultural Española, sostenida por el Dr. Avelino Gutiérrez85. La relación permanente, hasta la Guerra Civil española, de la Cultural con la Junta para Ampliación de Estudios, fue inaugura­da con el curso de dos meses y medio a que se comprometió ese año Menéndez Pidal86. Esa re­lación permanente entre Centros sería el primer modelo de acción cultural exterior continuada con que la Junta complementaría su anterior política de becas en el Extranjero87.

Sigue leyendo

6.  LOS PLIEGOS SUELTOS DE PRAGA LLEGAN AL ARCHIVO, 1913-1914

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

6-iii-1-1

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS.

6.  Los Pliegos sueltos de Praga llegan al Archivo, 1913-1914

La creciente importancia de los textos orales que la tradición del s. XX iba proporcionando al “Romancero general español” proyectado por Menéndez Pidal no le hacía olvidar, claro está, el testimonio de las impresiones del s. XVI. Aunque escritas muchos años después80, conservan toda la emoción del suceso las páginas en que Menéndez Pidal recuerda la llegada a sus manos de la mejor colección conservada en nuestros tiempos de los “Pliegos sueltos” de romances y villancicos en que aprendieron a leer la mayoría de las gentes letradas durante buena parte del s. XVI:

Sigue leyendo

5. EL ROMANCERO HISPÁNICO DE AMÉRICA DEL NORTE, 1913

Etiquetas

, , , , , , , ,

Windward Avenue, Venice, Los Angeles, California, 1913.

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS.

5. El Romancero hispánico de América del Norte, 1913

En 3 de Febrero de 1913, desde la Leland Stanford Junior University, California, Aurelio Macedonio Espinosa, Senior, comunicaba a Menéndez Pidal:

    “Por fin he concluido la preparación de mi Romancero nuevomejicano. Ha sido tarea ar­dua, pues no sólo encontré dificultades de clasificación, donde V. tuvo la bondad de aconse­jarme, sino que a cada paso se me presentaban dificultades en la escritura, anotación, etc. Para colmo de mis desdichas, se enfermó mi colega, el Sr. Buchrer, organista de ésta, que se en­cargaba de anotar la música de los romances, y hasta este mes no pudimos concluir esa parte del trabajo, no sin haber olvidado por completo, la melodía de La aparición que era algo pa­recida a la de Gerineldo en lo monótono y lúgubre. Cuando haga otro viaje a N. Méjico la aprenderé de nuevo (…). Le doy plenos poderes para corregir mis construcciones, donde crea V. propio, y que después de examinar y aceptar el trabajo lo envíe al Sr. Foulché-Delbosc, a quien ahora mismo escribiré, diciéndole que Vd. le enviará mi M.S. (…). Envío el Romance­ro por Wells Fargo Express’.

Sigue leyendo

4. OTRAS APORTACIONES AL ARCHIVO ANTERIORES A LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, 1909-1913

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

III. EL ROMANCERO HISPÁNICO Y LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

4. Otras aportaciones al Archivo anteriores a la Primera Guerra Mundial, 1909-1913. 

Aparte de las contribuciones al conocimiento del romancero oral que proporcionaron las en­cuestas dependientes del apoyo de la Junta para Ampliación de Estudios a las investigaciones de campo del Centro de Estudios Históricos, el Archivo del Romancero continuó recibiendo apor­taciones de diversos corresponsales.

En Julio de 1909, en la “Exposición Regional Gallega” había presentado Alfonso Hervella Courel una extraordinaria colección de romances, reunida desde su residencia en Viana do Bolo (Ourense) visitando aldeas vecinas, dispuesta para su eventual publicación. Constaba de más de un centenar de textos, transcritos con extrema fidelidad, que formaban un Romancero gallego de gran riqueza temática y de notable calidad poética. La obra no fue aceptada para su publica­ción y Hervella decidió remitir una copia completa de ella a Menéndez Pidal ese mismo año. Llegó al Archivo, pero aún no se refleja en el Inventario de Octubre de 1909, ni en el manual para encuestadores de María Goyri62.

Sigue leyendo