Etiquetas

, , , , , , , ,

Milonga

Pa’ que dentre y sin temor a que se ofenda
y creyendo en la verdad pura y sin
güeltas,
me abalanzo y atropello sin más riendas
que yo
mesmo y lo digo pa’ que aprenda.

No cualquiera tiene tripas pa’ ser macho
ni ser macho es un don que se lo arrienda,
tiene tripas el que canta las verdades
y se mete como potro entre la rienda.

Cuando el hombre se planta y canta fuerte
pa’ que sientan los sordos si es preciso,
se hacen polvo las piedras en la frente
y se enciende la sangre del sumiso.

Si del puerco sacan carne pa’ chorizo
y aprovechan hasta el jugo
‘e la osamenta,
pobrecito del
crestiano que ande solo
si anda escaso de coraje y experiencia.


El que tiene miedo sufre y se hace al molde
tiembla solo sin que
naides le haga un gesto,
también tiembla el agalludo por ser hombre
aunque a veces le esté sobrando un resto.


De
confia’o y pavote y por ser creído
y mirar
pa’ donde no deben los pobres,
me lonjearon la jeta y aunque duela,
no me dieron ni calce
pa’ ser hombre.


De gurí fui
trata’o como los perros
y aunque nunca hice caso a los rigores,
me chucearon tan fuerte los malditos
que en mi pecho ya no
dentran más dolores.


Por ser bueno y
confia’o muere el cordero
ni un gemido lo acompaña en su agonía,
si el carnero no fuera tan cobarde
la majada sin reproches pastaría.


Si mentira es reír cuando uno ríe
y mentira es llorar cuando uno llora,
es mentira el sufrir de los que sufren
y es mentira el implorar de los que imploran.


Tuve dudas al pensar que no era cierto
era cierto y pensar que tuve dudas,
con los cuernos del buey hacen conciertos
y se enojan cuando uno va a desnuda.


Por la oreja del burro se andan riendo
y que el burro me perdone por la ofensa,
cuántos ranchos calientes se verían
si del burro se copiaran los que piensan.


Y si mando esta advertencia ya sabida
no, no es por darle más bulto a la verseada,
es
pa’ aquellos que creen que pa’ ser criollo
sólo basta con pulsar una encordada.


Yo no soy cantor de mentas pero canto,
canto en verso, canto en beso, canto de alma,
y si a veces digo cosas que abren llagas
que me escupan si no estoy haciendo patria.

José Larralde